banner pastoral.jpg

LA FORMACIÓN DE LA FE

Objetivo

Pretende ofrecer procesos sistemáticos de formación en la teología y el hecho religioso (como manifestación histórica, social y cultural), adaptada a los procesos psico-evolutivos de los miembros de la comunidad educativa. En nuestros alumnos esta formación se realiza a través de las clases de Formación de la Fe.  Éstas  clases deben brindar herramientas que permitan a los alumnos desarrollar su capacidad argumentativa y analítica, de manera que puedan dar razón de lo que crean. Su finalidad no es proselitista y se imparten a todos los alumnos del colegio con una frecuencia semanal de dos horas.

El aporte principal del área de Formación Teológica al proceso de formación en la fe consiste en “la formulación racional (‘cultural’) de la identidad cristiana, y la posibilidad de integrar el saber religioso entre el conjunto de saberes humanos”[1] que parte del reconocimiento del intelecto humano como don de Dios y medio para la evangelización y el conocimiento de la verdad. Así mismo, el mundo bíblico y teológico tiene su propio lenguaje y puede ser mal interpretado sin el estudio debido. “La iniciación en el lenguaje simbólico bíblico-religioso, es base para la comprensión y expresión de la fe y para poder llegar a captar las experiencias originales de la fe a través de las formulaciones que la Tradición nos ha legado”.[2]

“Por creer que Dios está activo en toda la creación y en toda la historia humana, la educación de la Compañía promueve el diálogo entre la fe y la cultura, que incluye el diálogo entre la fe y la ciencia. Este diálogo reconoce que las personas al igual que las estructura culturales son humanas, imperfectas, y a veces afectadas por el pecado y necesitadas de conversión"[3]

El aporte específico de esta actividad formativa a nuestra espiritualidad ignaciana radica en la profundización en el conocimiento de Cristo y de su mensaje, sobre todo cuando esa profundización no está fundamentada exclusivamente en el saber teológico, también se vale de los saberes humanos, especialmente de la arqueología y la historia, pues “la visión que Ignacio tiene del mundo está centrada en la persona histórica de Jesucristo. Él es el modelo de toda vida humana, a causa de su respuesta total al amor del Padre en el servicio a los demás. Él comparte nuestra condición humana y nos invita a seguirle bajo la bandera de la Cruz, en respuesta de amor al Padre. Él está vivo en medio de nosotros y sigue siendo el Hombre para los demás en el servicio de Dios”. El estudio de la Historia Sagrada, especialmente de los evangelios, y el estudio de la historia de la Iglesia son pilares importantes en la formación de una consciencia de protagonismo histórico en la construcción del reino de Dios.[4]

--------------------------------------------------------------------------------

[1] SEBÁ LÓPEZ, Hernando.  “La Pastoral Juvenil, auténtico lugar catequético”.

[2] Ibíd.

[3] Las Características de la Educación de la Compañía de Jesús N° 38.

[4] “La educación de la Compañía está consagrada al desarrollo religioso de todos los estudiantes. Ellos recibirán instrucción sobre las verdades básicas de su fe. Para los estudiantes cristianos, esto incluye un conocimiento de la Escritura, especialmente de los Evangelios.” Las Características de la Educación de la Compañía de Jesús N° 110.

 
Powered by EduWeb © 2017