colegio.jpg

PERFIL DEL EGRESADO DEL COLEGIO SAN IGNACIO

Los alumnos egresados del Colegio San Ignacio deben presentar los siguientes rasgos:

EN EL SER:

  1. Personas libres autónomas y responsables: Que entiendan la libertad como el desarrollo de la capacidad de tomar decisiones a la luz de los valores que dan sentido a la vida humana y la autonomía como la capacidad de autodirigirse con un código de conducta escogido personalmente dentro de un ambiente de libertad y desarrollo moral. Deben, además, asumir responsablemente las consecuencias de sus decisiones y estar conscientes de que las mismas pueden afectarles y afectar a las personas que le rodean.
  2. Capaces de asumir los valores que dan sentido a la vida en democracia: Apoyándose en el conocimiento de sí mismos, del contexto en el cual se desarrollan, de la situación económica y social de las mayorías y del valor que encierra la vida misma para ser líderes al servicio de los demás.
  3. Deben asumir los valores de la vida ciudadana, la solidaridad social, la convivencia, el servicio a los demás, el bien común, la defensa y fortalecimiento de instituciones básicas como la familia, la sociedad, el Estado, la Iglesia.
  4. Deben tomar en cuenta los valores de la vida cristiana del humanismo y de la convivencia social afianzados en las experiencias de Fe para promover la Justicia y la Paz.
  5. Deben contribuir a la formación de comunidades solidarias, en base a una auténtica participación democrática en las organizaciones sociales de todo tipo, comenzando por su participación activa en la vida colegial, en especial en las organizaciones estudiantiles y de acción pastoral para asegurar una convivencia que nos acerque a la Misión.
  6. Estar en la disposición de lograr el desarrollo más completo posible de todos los talentos que ha recibido de Dios para alcanzar: La excelencia humana, en un marco de Educación Integral, basado en Jesús como modelo de vida que promueva el desarrollo de la persona y el bien.
  7. Comprometidos con la justicia que se deriva de su fe.

Animados a desarrollar una presencia activa a favor de los pobres y excluidos con la fuerza que se deriva del modo de proceder a la manera de Ignacio de Loyola en la Fe que fortalece a la Justicia, el Amor y la Paz.

EN EL SABER:

• Haber desarrollado, en la medida de lo posible, los talentos dados por Dios en el dominio de:

Las disciplinas básicas (humanistas, científicas y tecnológicas) desde un punto de vista crítico y reflexivo para servir más y mejor a nuestros semejantes.

• Conocer los procesos básicos del pensamiento que faciliten:

La adquisición de los aprendizajes y el desarrollo de la excelencia humana y académica.

• Conocer la realidad político social de Venezuela y el mundo de forma reflexiva y crítica para:

Tomar decisiones libres, justas y solidarias.

• Conocer los valores fundamentales de la religión católica como eje central de la formación integral para:

Incorporarlos a la vida misma, tomando como premisa fundamental la Fe que se manifiesta en la promoción de la Justicia, el Amor y la Paz.

• Conocer los elementos que favorecen el sano desarrollo físico en armonía con:
Otros aspectos del proceso educativo, los programas de deporte y educación física, la competencia sana y el manejo adecuado de los resultados obtenidos en ella.

• Conocer la vida pública:
Cómo funcionan los entes gubernamentales, estatales, municipales y parroquiales, en sus dimensiones económicas, políticas, sociales y culturales para ubicar formas concretas de participación democrática al servicio público.

EN EL VIVIR:

• Tener a Cristo como modelo de vida humana al servicio de los demás:
Con una vida activa al servicio familiar, social, político y religioso, que se evidencie en obras como muestras de amor al prójimo.

• Tomar como opción fundamental a los pobres y excluidos:
En busca de una sociedad más justa y solidaria participando como líderes comprometidos en ella y en la Iglesia.

• Utilizar al máximo su desarrollo físico y mental:
Para ejercer un liderazgo a favor de los necesitados, desempeñándose responsablemente y con conocimiento pleno de la cultura y del ambiente de las personas a quienes sirve.

• Utilizar el diálogo como una forma efectiva de comunicación:
Para tomar decisiones solidarias y responsables, producto del discernimiento, que permitan el acercamiento de unos a otros y logren la participación activa en una misma misión.

• Participar activamente en las experiencias de fe cristiana:
Basadas en la oración, en la Eucaristía y en los Ejercicios Espirituales, según la visión de San Ignacio, y así precisar los roles a ejercer en la sociedad en que se desenvuelven.

• Libres para dar lo mejor de sí mismos:
Asumiendo las responsabilidades que se generan de las acciones tomadas. Libres para trabajar con otros en pro de la felicidad de todos como fin último de la vida humana y del Reino de Dios y para desarrollar un ambiente de convivencia y respeto entre todos los miembros de la comunidad.

 
Powered by EduWeb © 2014