El Centro Excursionista Loyola (CEL) es una institución que forma personas íntegras, con valores y aptitudes; esto les permite a los celistas un crecimiento personal y grupal a través de excursiones, pernoctas, campamentos y actividades institucionales. Así, alcanzan el MAGIS ignaciano y el EXCELSIOR celista, ya que siempre hay una cumbre más alta que escalar. Tener presente los valores de la institución es esencial: servicialidad, sacrificio, lealtad y pureza.

El CEL está formado por alumnos del Colegio y un grupo de asesores; son los mismos alumnos quienes transmiten las enseñanzas y el amor a la institución a las generaciones más pequeñas. Esto genera un ciclo en el que cada generación crece mientras sigue transmitiendo todo lo aprendido a las próximas generaciones.

Sabemos que, en estos momentos, estaremos distanciados por la pandemia; pero esto no nos desanima a llevar a cabo actividades de manera online dirigidas al aprendizaje y el disfrute de los celistas. Pronto volveremos a vernos de manera presencial para seguir, como normalmente se hacía, y con los mejores ánimos.

Historia

A los inicios del Colegio, en 1923, podemos afirmar la existencia del germen del CEL, ya que en los primeros años se podían ver a ignacianos por el Ávila, en el Picacho Galipán, Los Venados y el Pico Naiguatá.

En el año 1934, empezó la Sección Excursionista del LOYOLA S.C. bajo la dirección del P. Feliciano Gastaminza.

Durante 1935, se escribieron los primeros estatutos de la Sección Excursionista. En 1936, fue la compra de la primera tienda de campaña Loyola y, finalmente, en 1937, llegamos a 230 excursiones realizadas.

El 13 de octubre del año 1938, en una excursión a Lagunazo, se funda el Centro Excursionista Loyola; cuyo primer director o asesor fue el P. José María Vélaz.

El 22 de diciembre de 1939, fue coronado el Pico Bolívar por Jorge Alfonso R, Al. Rodríguez, Carlos Ponte, Carlos Cojito Rodríguez, Arturo Sosa F, Roger Antonorsi, Gustavo Maggi, Arturo Luján, César Anzola y los Padres Vélaz, Arriortúa y Basauri; siendo los primeros venezolanos en alcanzar la cumbre más alta de Venezuela en conjunto de los alumnos del Colegio San José de Mérida.

En 1942, se determinó el sello de la nueva institución y el uniforme: consistía en una camisa kaki, pantalón corto kaki y una gorra estilo kepis.

Finalizando la década de los 50 (1959), el CEL se institucionaliza introduciendo la Pañoleta y la Promesa. El apoyo y organización de los Padres Sierra, Velilla y Urquijo revivieron el Centro Excursionista Loyola.

Durante el año 1961-62, se redactó con mayor extensión y detalle el Reglamento celista; el Jefe del CEL era Alberto Capdevielle, quien, además, fue miembro de la primera directiva estudiantil y director dos veces. El P. Ignacio Castellot impulsó las expediciones a Los Andes.

El 8 de marzo de 1964, fallecen Alberto Capdevielle y Eugenio Baptista heróicamente defendiendo la naturaleza en las colinas de Los Teques.

Durante este mismo año, llega el P. Pedro Galdos al Colegio y se le otorga la organización y dirección del CEL de grados. Además, ese mismo año, comienzan de nuevo las expediciones a la Sierra Nevada de Mérida, siguen los Campamentos de Oriente y Occidente y se inician las primeras excursiones a la Sierra de la Culata.

En 1965, el P. Lorenzo Mendoza es nombrado asesor, quien fue uno de los fundadores del CEL. Durante este tiempo se imprime el primer Manual, Reglamento y Cancionero.

En 1967, el CEL participó en la famosa operación rescate destinada a salvar la fauna del Guri. No queremos pasar por alto la participación y aporte del H. Juan Guerena a la institución, quien acompañó a los celistas en sus primeros campamentos en Ocumare de la Costa desde los primeros años del Colegio.

Hace 51 años, en 1969, el P. Galdos implementó la promesa de cuarta categoría y, en 1975, se introdujeron las Acampadas Generales al Pico Naiguatá.

En diciembre de 1979, nace el CEL-SENIOR, un grupo de ex alumnos celistas quienes ayudan desde entonces al CEL, especialmente en cursos y acompañamiento a la Alta Montaña.

Hubo un descenso del Pico Humboldt en 1981 en donde falleció el celista Jorge Isaac.

En 1982, se crea COPA-CEL, o grupo de papás celistas. Fue y sigue siendo una bella parte de la institución, especialmente porque ayuda al CEL-MIXTO, ya que desde el año 1981, las niñas llegan a quinto grado y comienzan a engrosar las filas celistas. En las excursiones y campamentos podemos ver a papás y mamás colaborando con los jefes y asesores.

La primera acampada general en Lagunazo fue en 1984. En 1985, fue nombrado el Prof. Jacinto Aguirre (Pirro) como asesor, quien es antiguo celista y que dio mucho apoyo al CEL-MIXTO.

En 1987, se dio inicio a las primeras delegadas femeninas. Se creó La Orden P. Galdos en 1994, la cual será otorgada a aquellos celistas que permanecieron en la institución desde quinto grado hasta quinto año. Posteriormente, en 1995, las mujeres tenían la oportunidad de ser parte de la directiva.

En 2011, el CEL obtuvo a la primera mujer directora, Alai Guevara; en 2016, la primera jefa en materiales, Lucía Poggioli; y en 2020 la primera mujer asesora de la institución, Yaneth Parra. Simultáneamente, en 2020, Jorge Arias pasa a ser el coordinador del CEL, cuyo cargo pertenecía al P. Galdos.

Los profesores Pedro De Armas y Taneth Parra trabajan actualmente como asesores junto al nuevo coordinador Jorge Arias. Ellos dan lo mejor de sus vidas en pro de nuestra querida institución.