Apreciados alumnos y alumnas:

En este momento de inicio de año escolar, estamos llenos de emoción y esperanzas… Su colegio y todo el personal los recibe con gran ilusión, expectativa y mucha fe en que siempre, donde quiera que se encuentren, serán portadores del mensaje y la acción ignaciana de “En todo amar y servir”.

Ustedes son el futuro de Venezuela y el de la humanidad y son, además, quienes le dan sentido a nuestra razón de ser como colegio y a nuestra propuesta educativa.

Es muy grato poder compartir este día de hoy, aquí, todos juntos, en el patio central junto a la Virgen del Colegio para reencontrarnos y dar la bienvenida al grupo que se incorpora para convivir y aprender entre nosotros. Y quiero aprovechar esta maravillosa oportunidad para desearles un año lleno de éxitos y logros, tanto personales como académicos.

Es del conocimiento de todos que en Venezuela estamos atravesando tiempos difíciles, y son las aulas de clase los mejores espacios para dar inicio a los cambios que necesitamos para tener una Venezuela en la que la paz, la justicia y el conocimiento sean los motores que nos impulsen a trabajar más, y mejor. Este es un compromiso que debemos asumir YA, y no más adelante; tanto ustedes jóvenes estudiantes como nosotros adultos guías debemos comprometernos con el país que deseamos y nos merecemos.

Disfruten de su colegio y asuman la responsabilidad de que cada persona se sienta feliz entre nosotros, sean vigilantes y no acepten maltratos, ni abusos hacia ninguno de sus compañeros. Compartan y conserven su alegría con los demás pero no a costa de los otros.

Estudien pues el tiempo es oro, valórenlo y no lo pierdan.

Cultiven la interiorización para conocerse a sí mismos y para actuar con la certeza de que van en la dirección y el camino correctos.

Reflexionen antes de actuar, construyan día a día su aprendizaje, planteen preguntas que los enriquezcan y fomenten la investigación.

Cumplan las normas para promover la sana convivencia.

Vivamos como la gran familia ignaciana de la cual todos nos sentimos tan orgullosos.

Estudiar en el Colegio San Ignacio es más que un privilegio, es un compromiso de por vida porque fuera de nuestros muros, los está esperando una sociedad ávida de gente competente pero sobre todo, de personas que practiquen los valores de nuestros cuatro pilares fundamentales: respeto, justicia, solidaridad y honestidad. Desechen las actitudes pasivas y de rebeldía sin causa para asumir la excelencia del MAGIS como una meta que todos pueden alcanzar.

Ustedes son portadores del lema “Amar más para servir mejor” y ello los acompañará de por vida porque ustedes siempre serán IGNACIANOS HASTA LA ETERNIDAD.

Que la Virgen del Colegio y San Ignacio los bendigan.

Su Directora

 
Logocolegio100CJ.png
Powered by EduWeb © 2017